Carrito

Envío Gratuito a Partir de 70€

Metidos de pleno en otoño y ya con la Castañada a la vuelta de la esquina, os traigo por aquí un tutorial para que hagáis unas calabazas y decoréis vuestros hogares tal y como se merecen. Se pueden usar para centros de mesa, para poner en estanterías o como decoración de otoño en un mueble.

En esta entrada os explico cómo hacerlas a crochet, pero se pueden hacer de mil maneras diferentes. Con los más pequeños de la casa podéis hacerlas con retales de tela y sin necesidad de coser, que también quedan genial. Si no sabéis hacerlas y os interesa esta versión, decídmelo en comentarios y os preparo un tutorial para la próxima.

Ahora sí, empezamos con el patrón para las calabazas a crochet.

La calabaza que os voy a enseñar está tejida con veggie wool petite en color caramelo.

En mi caso he empezado con 20 cadenetas pero teje las cadenetas necesarias hasta conseguir aproximadamente el alto de tu calabaza. Esta medida va a condicionar las vueltas que tejas después, porque vas a tener que hacer un rectángulo. El mío mide 10cm de alto x 22 cm de ancho. Teje tantas vueltas de puntos bajos como necesites hasta conseguir el tuyo. En mi caso han sido 47 vueltas.

cd: cadeneta // pb: punto bajo

V0: 20 cd + 1 cd de subida (tú teje las que necesites hasta conseguir el alto deseado)

V1: 20 pb + 1 cd de subida

V2-VXX: igual que la V1

 

Una vez tengas el rectángulo cose los extremos tal y como se indica en la foto. Te quedará algo así como un brazalete.

 

Para cerrar la calabaza tanto por arriba como por abajo pasa un hilo por todo el borde. Empieza por el inferior.

Una vez pasado el hilo aprieta de los dos extremos hasta que tu rectángulo se arrugue y formes una especie de cestito. Haz un nudo bien fuerte para que no se escape y asegúrate que el agujerito queda bien tapado. Esta va a ser la parte inferior de la calabaza.

Para la parte superior de la calabaza, pasa de nuevo el hilo pero, antes de apretar, empieza a rellenar con relleno hasta que quede bien muñidito. Cuando lo tengas bien relleno aprieta el hilo que has pasado para que se vuelva a cerrar. Esta vez no lo cierres por completo porque dejaremos un agujerito para poner el tronco de la calabaza. Esconde los hilos o córtalos para que no se vean.

 

Para simular los gajos de la calabaza corta un hilo larguito del mismo material con el que has tejido (si no es muy grueso) y pásalo por la parte inferior de la calabaza y por su interior hasta que salga por la zona del tronco.

Ahora pasa ese hilo por fuera e introdúcelo de nuevo por el interior hasta que salga por la zona del tronco. Repite la operación a unos 3 dedos de donde has pasado el primer hilo. De esta manera vas a formar los gajos. Puedes hacerlos de manera irregular para que queden más reales. Una vez hayas dado la vuelta a la calabaza, en la última pasada te vas a quedar en la zona inferior y vas a hacer una pasada para asegurar el hilo. Ambos extremos deben estar en esta zona para que puedas apretar y se formen los gajos.

 

Para el tronco puedes coger cualquier ramita de árbol, una ramita de canela que también hace el efecto, o puedes crear un tronco haciendo un cono con papel craft.

Y voilà! Ya tienes lista tu calabaza!

 

error: Contenido protegido !!